Notice: wpdb::prepare se llamó incorrectamente. La consulta no contiene el número correcto de marcadores (2) para el número de argumentos aprobados (3). Por favor, visita Depuración en WordPress para más información. (Este mensaje se añadió en la versión 4.8.3.) in /var/www/vhosts/plenita.mx/httpdocs/wp-includes/functions.php on line 4140
Salud renal | Especialistas en salud y bienestar renal

Prevé y protege

la salud de tus riñones

LA PREVENCIÓN ES EL PRIMER PASO PARA UNA VIDA PLENA

El riñón es un órgano vital para los seres humanos. Desafortunadamente, la enfermedad renal se ha incrementado dramáticamente debido a cambios en nuestra alimentación y hábitos de salud. Se estima que 1 de cada 10 personas presenta algún grado de padecimiento o enfermedad renal.

Cuando el riñón no funciona adecuadamente se pueden presentar serias complicaciones e incluso se puede poner en peligro la vida de una persona.

Prevé y protege
la salud de tus riñones

LA PREVENCIÓN ES EL PRIMER PASO PARA UNA VIDA PLENA

El riñón es un órgano vital para los seres humanos. Desafortunadamente, la enfermedad renal se ha incrementado dramáticamente debido a cambios en nuestra alimentación y hábitos de salud. Se estima que 1 de cada 10 personas presenta algún grado de padecimiento o enfermedad renal.

Cuando el riñón no funciona adecuadamente se pueden presentar serias complicaciones e incluso se puede poner en peligro la vida de una persona.

Cuidamos de ti para que sigas disfrutando lo que más te gusta

En Plénita buscamos prevenir y detectar oportunamente cualquier grado o tipo de enfermedad renal. Los principales factores de riesgo que llevan a una enfermedad renal incluyen a la hipertensión arterial, la diabetes, la obesidad, el historial familiar y superar los 55 años de edad.

Cuida tu salud. ¡Revísate!

La detección temprana y oportuna de la enfermedad renal ofrece grandes beneficios a largo plazo. Te invitamos a realizar una revisión preventiva en Plénita. Nuestro examen nos ayuda a detectar cualquier predisposición a la diabetes, hipertensión o detectar cualquier fallo renal. Esto es lo que incluimos en tu revisión preventiva:


  • Examen general de orina
  • Determinación de albúmina
  • Creatina sérica
  • Acido úrico
  • Glucosa en la sangre
  • Colesterol
  • Triglicéridos
  • Análisis y diagnóstico
  • Asesoría médica.
  • Examen general de orina
  • Determinación de albúmina
  • Creatina sérica
  • Acido úrico
  • Glucosa en la sangre
  • Colesterol
  • Triglicéridos
  • Análisis y diagnóstico

Cuida tu salud. ¡Revísate!

La detección temprana y oportuna de la enfermedad renal ofrece grandes beneficios a largo plazo. Te invitamos a realizar una revisión preventiva en Plénita. Nuestro examen nos ayuda a detectar cualquier predisposición a la diabetes, hipertensión o detectar cualquier fallo renal. Esto es lo que incluimos en tu revisión preventiva:

  • Examen general de orina
  • Determinación de albúmina
  • Creatina sérica
  • Acido úrico
  • Glucosa en la sangre
  • Colesterol
  • Triglicéridos
  • Análisis y diagnóstico

La enfermedad renal puede prevenirse si se detecta a tiempo

La detección temprana y oportuna puede evitar que empeore la enfermedad renal y ayudar controlar o retrasar la necesidad de diálisis o trasplante. Si presentas síntomas relacionados a la insuficiencia o pérdida de función renal, agenda una cita en Plénita o acude con tu doctor de confianza.

LOS PRINCIPALES SÍNTOMAS SON:
  • Una cantidad reducida de orina
  • Hinchazón de piernas, tobillos y pies
  • Falta de aire
  • Anemia y debilidad
  • Náuseas persistentes y pérdida de apetito
  • Confusión
  • Dolor o presión en el pecho
  • Convulsiones
  • Mal aliento
  • Sabor metálico en la boca
  • Una cantidad reducida de orina
  • Hinchazón de piernas, tobillos y pies
  • Falta de aire
  • Anemia y debilidad
  • Náuseas persistentes y pérdida de apetito
  • Confusión
  • Dolor o presión en el pecho
  • Convulsiones
  • Mal aliento
  • Sabor metálico en la boca
  • Una cantidad reducida de orina
  • Hinchazón de piernas, tobillos y pies
  • Falta de aire
  • Anemia y debilidad
  • Náuseas persistentes y pérdida de apetito
  • Confusión
  • Dolor o presión en el pecho
  • Convulsiones
  • Mal aliento
  • Sabor metálico en la boca

logo-footer